Película Raúl | DIRECCION
21429
page,page-id-21429,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-1.8,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Nota de intención
.

De niño iba a cortarme el cabello a la peluquería del barrio. Y al estar adentro, era ver siempre el mismo ritual: el cliente que entra a la tienda, saluda al peluquero, espera si es que hay más gente. Después se sienta en el sillón, el peluquero pone la capa alrededor del cuello, y mientras se dispone a cortar el cabello o la barba, la conversación comienza a fluir. Y siempre me llamó la atención la facilidad con que la gente se abre frente a un peluquero. Le cuenta los problemas en la casa, con la familia, historias pasadas, las novias, y a veces hasta las cosas más íntimas. Casi como si fuera un psicólogo o un sacerdote al que se están confesando. ¿Por qué la gente tiene la necesidad tan fuerte de comunicarse y sobre todo de expresarse a través de historias?
Y más aún llamaba mi atención pensar cómo será la vida de un hombre, el peluquero, al que día a día le toca escuchar 10, 15 o hasta 20 historias ajenas. Imagínense estar parado 10 horas al día, escuchando las vidas de otras personas. ¿Tiene tiempo, alguna vez, para contar su propia historia a los demás? O más aún, ¿tiene
alguna historia propia que contar?
Estas preguntas son las que me impulsaron a realizar la película y de esto habla justamente “Raúl”. Un peluquero de 60 años, que de niño heredó la peluquería de sus padres. Un hombre solo, torpe emocionalmente, que ha ido encontrando en los relatos de sus clientes, la única manera de conocer el mundo. Un mundo donde las historias vuelan de un lado a otro, donde la gente se pelea por tener espacio para contar su propia historia, para ser escuchados, para sentirse vivos. Personajes mínimos, que en su día a día, en la relación con su oficio, portan problemáticas y conflictos que son propios de nuestra sociedad; la soledad, el deseo de reconocimiento, la apariencia.
Quiero generar en el espectador una sensación extraña, ambigua, de empatía con un personaje que podría parecer tan raro y demente como Raúl, pero que finalmente no es más que un hombre solo, con pocas herramientas para resolver sus frustraciones. La sensación de una sociedad gastada por las apariencias, por el querer estar arriba. Llena de hombres solos, de individuos independientes unos de otros. Una nostalgia, una melancolía, un golpe de conciencia al mundo que vivimos.

RAUL 6

DIRECTOR


.
Foto director 1

Matías Venables Brito
nace en Santiago de Chile el 14 de septiembre de 1989. Realiza sus estudios superiores en la Escuela de Cine de Chile, donde escribe y dirige más de 20 cortometrajes de ficción y documental. El año 2011 comienza la realización de Raúl, su primer largometraje, el cual fue parte de la selección oficial del Festival del Film Locarno (Carte Blanche) en 2013. Actualmente se desempeña como guionista, director y montajista de diversos proyectos audiovisuales, y además se encuentra en proceso de escritura de El último amasijo, su segunda película, cuyo rodaje está estipulado para finales de 2016.

.
• EXPRESSO, cortometraje, 2009. (Guionista y Director)
• JACINTA Y TRISTÁN, cortometraje, 2010 (Guionista y Director). Selección oficial Format Festival, Primer Festival Nacional de Estudiantes de Cine y Audiovisual.
•RAÚL, primer largometraje, 2014 (Guionista, Director, Montajista). Selección Oficial Carte Blanche, Festival del film Locarno.
• EL ÚLTIMO AMASIJO. Largometraje en desarrollo.